El precio de una bandera: por qué Faustino Oro podría dejar de jugar para Argentina por sólo 5000 euros

El acceso a la élite del ajedrez conlleva un fuerte esfuerzo económico; los jóvenes son tentados porque la legislación vigente no contempla sus procesos formativos. El "Messi del ajedrez", que viene de ganarle a Carlsen, un caso seductor.

Actualidad 04 de abril de 2024 I24

Faustino, al igual que otros argentinos, como los casos de Ilan Schnaider (de 12 años) o los hermanos Fiorito (Joaquín, de 16 y Francisco, de 13 -ellos están radicados junto a sus padres en Canarias), y decenas de otros jóvenes ajedrecistas de diversas nacionalidades, entre las que sobresalen India, Rusia, China, Turquía, Kazajistán y Uzbekistán, libran duras batallas para sumar puntos en el ranking; ellos corren detrás del sueño de todo deportista: primero, pertenecer al grupo de la élite y segundo, ser campeón mundial. La vara es muy alta y además, el precio que se paga es muy alto.

Faustino oro

Acaso, como nunca antes, el mundo del ajedrez ha tenido un crecimiento en popularidad tan significativo como el sucedido en los últimos cuatro años. Su rápida adaptación a la era digital provocó no sólo un aumento de sus practicantes y una más fácil comprensión en la metodología de su aprendizaje, sino que, además, su versatilidad atrajo la atención de los más pequeños. Así, miles de chicos y chicas, cada vez más jóvenes, viajan por el planeta dejando su sello con plusmarcas o alcanzando cada día resultados más sorprendentes. El niño argentino Faustino Oro, de 10 años, es uno de los más emblemáticos.

Según el "Handbook" -el reglamento de la FIDE-, hay una tabla con los siguientes valores de compensación que una federación (la nueva) debería pagar a la otra (la de origen). Son los siguientes: el costo de un pase de un ajedrecista con 2700 puntos de Elo o más (los 40 mejores del mundo) a otra federación tiene un costo de 50.000 euros; con 2600 puntos, 30 mil, con 2500 puntos, 10 mil, con 2400 puntos, 6 mil, y con 2300, 4 mil. ¿Y los niños? La FIDE percibe un canon por cada transferencia; si el jugador posee el título de gran maestro recibe 5000 euros, por un maestro internacional, 2 mil, y un Maestro FIDE, 1 mil.

De acuerdo a esta tabla, hoy, una de las mayores promesas del ajedrez argentino, Faustino Oro podría dejar la representación argentina por un valor aproximado de 5000 euros. Todo un negocio de inversión para el mundo del marketing. Obviamente que la decisión final la tomará el jugador, o en este caso como en otros, será un juicio de los padres. Pero la posibilidad está al alcance de la mano. El tema es que los más jóvenes, los que aún no escalaron a la cima, no tienen títulos de grandes maestros y se perfilan como grandes estrellas del futuro inmediato, son bocados tentadores para el inversionista o el dirigente sin escrúpulos.

Te puede interesar
Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email